La guerra del agua

Como algunos de vosotros ya sabéis, desde hace un tiempo me tiene bastante atrapado el tema del agua. Hace no mucho publiqué uno de los posts más comprometidos de Planta29 al respecto y lo cierto es que no sólo el entusiasmo que la misma generó, sino mi curiosidad hacia la temática han hecho que llegados a día de hoy, cuando por fin me tocaba proponer tema en el Reto Blogger, me haya lanzado a proponer que los que aún quedamos en pie en el mismo hablemos de este elemento al que tan poca importancia damos… Así al menos espero que ellos mismos le tengan que dar una vuelta al tema en sus cabezas y que vosotros tengáis oportunidad de leer algunos posts interesantes al respecto (aunque alguno le de capotazos…)

Lo cierto es que lo que hoy os traigo sería una continuación a aquel post en el que os daba algunas cifras escalofriantes y en el que os emplazaba a movilizaros para hacer algo.

Pues bien, hay algo que desde ya podemos hacer todos y cada nuno de nosotros y que cada día estamos viendo aparecer por más sitios y se trata de la guerra que hay abierta (y ya llega a los niveles de guerra sí..) en torno al ..agua embotellada..

Ecologismos aparte, lo cierto es que se trata de un hábito adquirido cada vez en mayor medida que sin duda, algún que otro contra sí que tiene…

El debate empieza con la pureza del agua del grifo y la necesidad o no de una alternativa para la misma.. aquí hay todo tipo de estudios, mi experiencia como habitante de Madrid es que el agua del grifo no tiene que envidiarle nada a ninguna mineral la verdad..

Continúa por el coste de la producción del agua embotellada, que según el Worldwatch Institute es entre 240 y 10.000 veces el del agua corriente.. no sé si realmente existe esa diferencia en el valor… pero eso es cuestión de demanda, por supuesto y si uno quiere tirar su dinero a la basura es cosa de cada uno claro, pero más allá del coste económico está el consumo de recursos necesario para ello… Parece (y sólo digo parece) que no andamos en momentos “de oro” en nuestro abarrotado mundo, con lo que no parece que sea lo más inteligente crear necesidades inventadas no?
Seguimos por la ironía de que el consumo precisamente se produzca en los países industrializados donde el agua corriente no suele tener problemas de salubridad… oiga, esto no tendría sentido que fuese para aquellos sitios donde el agua corriente no permita el desarrollo de una vida normal?? ah no, que es cara, y en esos sitios no tienen para pagarla… Aquí los amigos de brainpickings se han currado un gráfico lo más ilustrativo sobre el consumo de agua embotellada… esto debería ser al revés no??

La moda, o las tendencias, o llámadlo como queráis, pero en los últimos años se ha disparado el consumo del agua embotellada; claro, cuando gracias a la concieciación de la salud se ha estancado el consumo de bebidas carbonatadas que, curiosamente, son las que ahora embotellan agua!!
La cuestión es que a raíz de todos estos razonamientos se ha abierto una guerra como os decía en la cual encontramos a ambos lados del ring, por un lado las plataformas y movimientos en contra del consumo de agua embotellada como por ejemplo Inside the bottle, y por el contrario por supuesto, la organización de fabricantes de agua embotellada (todo un lobby…), la IBWA, que se defiende como gato panzarriba aplicando todo lo que han aprendido de marketing en los últimos años..

Los primeros dejan clara su postura, y lo hacen de una forma a la cual merece la pena darle una vuelta, no os perdais este vídeo…

Los segundos centran sus esfuerzos en redes sociales, donde (curiosamente) han conseguido bastante notoriedad tanto en su Facebook como en su Twitter (que digo yo que serán los que trabajen en la industria, porque hacerse fan de la Asociación Internacional de Fabricantes de Agua Embotellada sería demasiado friki no?)

Claro que esto es como todo, porque ambos bandos han tirado de famosetes para dar a conocer su postura, y mientras que en el bando de los “buenos” en contra del embotellamiento tenemos a figuras como Oprah, Kelly Osbourne, Gisele Bundchen, Cindy Crawford, músicos como Ben Harper, etc.. en el bando de los “malos” encontramos a aquellos que prestan su imagen para anunciar estos productos como la amiga Jenifer Aniston, Ashley Greene, Silvester Stallone, Donald Trump…

Y tampoco faltan las iniciativas relacionadas En contra del agua embotellada, encontramos que en ciudades como New York o Manchester tenemos los proyectos TapIt y GiveMeTap respectivamente, ambos basados en la creación de una comunidad de bares, restaurantes y establecimientos dispuestos a suministrar gratuitamente agua del grifo para rellenar botellas de agua reutilizables.. el inglés de hecho, vende sus propias botellas a £7, cuyo beneficio es utilizado para el desarrollo de proyectos relacionados con el agua en países en vías de desarrollo…

A favor, o luchando por su terreno, surgen iniciativas como la del agua embotellada A bottle of, que pretende lanzar positivismo hacia sus consumidores con 3 modelos de botella, el de Wellbeing, el de Love y el de Strength, de manera que tengamos entre nuestras manos “una botella de bienestar”, “una de amor” y “una de fuerza”… Vamos, creatividad y nuevos valores positivos asociados al producto para hacer frente a los malos tiempos en la imagen..

Por último ya hay también quien está dándole una vuelta de tuerca al tema y mostrando su desacuerdo con la utilización de todo ese plástico y lo está reutilizando para proyectos sostenibles como la historia de este catamarán hecho con botellas de plástico llamado Plastiki que cruzó el Pacífico enterito…

Personalmente después de haber analizado el tema detenidamente, creo que claramente me posiciono mucho más entre los que están en contra del embotellamiento, aunque entiendo que es ley de mercado y que si tienen demanda los productores no van a dejar de seguir fabricando y embotellando, por eso la cuestión es la concienciación individual de la que hablábamos no hace mucho y por mi parte, primera piedra que pongo en la montaña y que espero que alguno más os animéis a poner…

BONUS TRACK: Como no todo iba a ser botellas de plástico, os dejo el link a un más que interesante especial que ha realizado IEEE Spectrum sobre la relación del agua y la energía; sin duda pie para un nuevo post pero a modo intro, os diré que toda producción de energía conlleva un consumo de agua importante (para enfriar plantas térmicas, para turbinas hidroeléctricas, etc..) y a modo de cálculo os diré que cargar un iPhone a su ritmo de 6-vatios-hora consume medio litro de agua, no es mucho en uno, pero si multiplicamos hasta llegar a los 17 mil millones-vatios-hora que consumirá el mundo este año, el resultado no es nada alentador.. más cercano incluso, se calcula que una búsqueda en Google consume medio mililitro de agua, unas gotitas sí, pero 300 millones de búsquedas al día que hacemos suponen 150.000 litros… así que habrá que buscar alternativas…

Por último, y a modo de autobombo positivo ;), para aquellos que todavía no os hayáis enterado, unos cuantos locos de internet vamos a empezar a hacer cosas relacionadas con todo esto, con un fin bastante claro en nuestro nombre, Vamos a cambiar el mundo.

No dejéis de visitar el site donde vamos a ir contando todo lo que avancemos ni de uniros a nuestro grupo en facebook para seguir creciendo!! 😉

Deja un comentario