Midiendo para decidir

Hoy os vengo a hablar por recomendación del Reto Blogger del Business Intelligence, un apasionante tema que desde hace unos días me tiene loca la cabeza intentando pensar qué os puedo contar yo sobre el asunto… bueno para los que estéis a estas alturas cómo estaba yo hace un rato, partamos de una definición básica y casera del amigo Pedro Molleda (inspirador del tema): el Business Intelligence deberían ser el conjunto de herramientas que ayudan a la toma de decisiones en distintos ámbitos de una organización y luego sigue explicándolo mucho mejor en su post de una forma mucho más detallada y comprensible, pero yo me voy a quedar con esa definición y a partir de ahí voy a lanzar mis reflexiones..

Hace años que personalmente (y esto lo he hablado en muchos círculos privados) vengo observando una disminución notable en una aptitud que debería tener más gente no sólo en su vida laboral sino en la privada; la capacidad de decisión. Si vamos a la vida privada, nos encontramos a menudo que los famosos “me da igual” que a veces tan estéril hacen algunas actividades de ocio o de la vida privada, pero sin duda donde más afecta esta falta de disposición es en el ámbito laboral donde a menudo nos encontramos en posiciones lentas o incluso bloqueadas por una capacidad de decisión bien individual, bien conjunta de varias partes…

Y yo me he preguntado muchas veces por qué? por qué sucederá esto? tengo la figura en mente del antiguo dueño de su proppi negocio que era un decisor absoluto, tomaba todas las decisiones en base a su conocimiento o a lo que le venía en gana, y evidentemente lo hacía pensando en el bien de su empresa… seguramente no acertaría tanto como ahora se puede acertar con las nuevas tecnologías y herramientas que permiten controlar miles de variables y tomar la decisión que menos riesgo conlleve, pero es que de aquello me da la impresión que estamos llegando al extremo opuesto en ocasiones….

Es cierto que la cultura empresarial se ha encaminado en los últimos años al trabajo en equipo, las decisiones consensuadas, la disminución del conflicto, pero hay algo más en todo esto que sin duda va más allá de la cultura y es como decíamos antes, la capacidad de medir variables para tomar decisiones…

Antiguamente esas variables eran pocas, dependiendo del sector quizás dos o tres, y en función de eso había que decidir, y ni que decir tiene lo rudimentario de las mismas; ahora nos encontramos en una situación en la que empieza a ser medible casi todo, o al menos cada día más cosas… Lógicamente a partir de esas mediciones y análisis es mucho más fácil tomar decisiones que encajen con las mismas…

A mí me educaron en la universidad diciéndome que de los hechos del pasado no se puede aprender el futuro porque no es extrapolable, pero cuando nos decían aquello lo hacían pensando en hechos concretos del pasado e incluso a lo mejor en alguna secuencia o tendencia que se intentase aplicar a ciclos temporales pero más allá de aquello, hoy en día empezamos a tener la posibilidad de medir dinámicamente las cosas..

Hace no mucho os hablaba de Internet de los Objetos y cómo la misma va a poder transformar todos los modelos de decisiones actuales, y sin duda me parece que ese enfoque que IBM le está dando a través de A Smarter Planet es el acertado en este aspecto; sin duda la capacidad de recopilar información de todas las fuentes de datos que tenemos hoy al alcance de nuestra mano será una inmensa nueva puerta de oportunidades para la extracción de información que nos permita el acceso a mejores decisiones no sólo laborales sino también privadas como os comentaba antes (me estoy acordando de algunos de esos vídeos de Microsoft de la visión de cómo será el futuro como éste en el que podremos decidir mejor y más fácilmente cómo vestirnos cada día, cómo organizar nuestra agenda, etc…).

Y sin duda la forma en la que lo reflejan en los vídeos que os dejo, me hacen todavía convencerme más del asunto…

Y de una forma mucho más directa mediante sus propios empleados, abriendo puertas (más allá del marketiniano concepto de IBMers) a nuevas posibilidades..

En conclusión, que parece que el Business Intelligence tiene cada vez más sentido y más futuro, pero sin duda también muchas más fuentes y variables que conectar, con lo que también tendrá grandes retos por delante… no es apasionante?

Deja un comentario